Pincha en las fotos si quieres verlas ampliadas.

lunes, 2 de junio de 2014

El Pozo da Ferida


  En el camino hacia su desembocadura en la ría de Viveiro, el río Landro recibe por ambas orillas innumerables afluentes que van poco a poco aumentando su caudal. El río Loureiro, que le asiste por la derecha, sería como todos los demás si no fuera por el salto de más de 30 metros que da en el Pozo da Ferida.


El comienzo del camino deja un poco que desear.


El camino hasta el pozo deja atrás antiguos caserios en ruinas.



  Enseguida se llega a una pequeña presa que alimentaba un viejo generador que daba electricidad a las casas de la zona.



 Convertido en estrecha senda desciende hasta el río pasando junto a una pequeña garita de piedra dónde todavía esta el viejo generador.



Unos pocos metros mas y llegamos a la cascada que atruena el ambiente.


  El agua sigue su curso camino del Landro pasando junto a un curioso árbol cuyo tronco hace un giro de 360 grados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario