Pincha en las fotos si quieres verlas ampliadas.

lunes, 16 de febrero de 2015

Excursión de madrugada


  26 de Julio de 1973, volvían a Covas de madrugada del baile del Casino y no se les ocurrió otra cosa que coger el Deseado para ir a desayunar a Cillero.


  Lo malo fue que al llegar todo estaba cerrado y cuando el Rancho Chico abrió lo único que les ofrecieron como desayuno fue orujo.


En vista del éxito no les quedó otra que remontar el río hasta Viveiro.


  Allí, en la churrería que durante años estuvo en el puerto, pudieron comprar unas docenas de churros y tomar un café en el antiguo Bosa Nova para matar el gusanillo.


  Quitada el hambre, se fueron a echar una siesta fondeando junto al camping a cubierto del aire por las dunas de la barra, mas o menos donde ahora está el polideportivo.


  Comidos y dormidos volvieron a Covas, al pasar frente al chalet amarillo hubo que afinar la remada porque Tobé siempre decía que iban como un centollo. Alguno, que no sabía de la excursión y que vió que el Deseado no estaba en su fondeadero, pensaba que lo habían robado hasta que los vio llegar a eso de la 12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario